Razones inútiles para añadir otro perro a la familia

Bien. En el mail de ayer te conté que me pasara algo con mi hija Xela que daba para escribir dos emails.

Pues vamos a por el segundo.



Cuando veníamos de vuelta a casa en el coche, Xela empezó a hablar conmigo.

La idea era sobre la posibilidad de tener otro perro.

Ya tenemos 5, pues otro más.

Yo aquí siempre aprovecho para irle trasladando mensajes de vida a mi hija.

Mis mensajes de vida, claro. Cada uno tendrá los suyos.

Ella me decía que le encantaría comprar un cachorro.

Yo le decía que un cachorro requiere mucha implicación, más con otros perros ya adultos en casa.

Ella que da igual. Que quería comprar un cachorro.

Luego que bueno. Mejor esperar a que se muera alguno de nuestros perros.

Y luego comprar el cachorro.

Ahí yo le hablo de la posibilidad de adoptar a un perro en vez de comprarlo.

Que son perros que necesitan una familia, un hogar y alguien que les quiera.

Ella se queda en silencio unos segundos. Esto es raro que pase.

Luego dice que vale, que podemos adoptar un cachorro.


Bueno. Así fuimos unos kilómetros hablando de perros, vida, ética y lecciones morales.

La cuestión es que recibo bastantes consultas de gente que convive con varios perros, o que convive con uno y quiere tener más.

Como te decía, nosotros convivimos con 5.

¿Y quieres que te diga una cosa?

Fue un error.

A ver. Que somos muy felices con los cinco, pero mi idea de futuro es tener solo un perro.

Por si te sirve de ayuda, nunca existe una buena razón para añadir un nuevo perro a la familia.

¿Y para ayudar a mi primer perro con su ansiedad por separación?

¿Y para ayudar a mi primer perro a ser más obediente?

¿Y para ayudar a mi primer perro a que sea menos reactivo?

¿Y para que mi primer perro esté más entretenido?


Pues no.

Otro perro no ayudará a entrenar al primero ni solucionará sus problemas de conducta.

Si vas por ese camino quizás tengas dos perros con el mismo problema en el futuro.

Esfuérzate en solucionar o mejorar los problemas en la convivencia con ese perro que tienes ahora primero.

Y después consideras la posibilidad de adoptar o comprar a otro miembro para la familia.



Por ejemplo, si tu perro actual no sabe quedarse solo en casa tranquilo, tienes que entrenar con él para solucionar ese problema.

Que no es cosa banal, por otra parte.

Con dos perros en casa que no saben quedarse solos en calma, tendrás que trabajar antes con cada uno de ellos por separado y luego volver a trabajar pero con los dos juntos.

Lo mismo sucede para un problema de reactividad o el problema que sea.

Muchísimo más trabajo de lo que supondría trabajar con un perro solo.

A ver. No quiero disuadir tu idea de tener varios perros, ni mucho menos.

Pero esto tiene que ser por alguna razón de peso y, sobre todo, algo meditado.

Algo consciente y sabiendo lo que supone.

Y lograr que tu primer perro se porte mejor, no es una razón de peso.


Bueno. Convivas con un perro, dos, tres, cuatro o cinco, vas a necesitar que todos se queden tranquilos en sus transportines durante horas.

Si tienes cinco, pues más te vas a beneficiar del transportín en el día a día.

Te lo digo yo que tengo cinco perros, aunque Xela querría otro más, y seis transportines en casa.

Esta experiencia con transportines y perros la he puesto en el programa de abajo:

Programa juegos de transportín

 

Si te ha gustado esta publicación, te gustará también estar en mi lista. Envío un email diario con consejos e ideas para que mejores la convivencia con tu perro.

Si quieres, te puedes apuntar ahora mismo desde el cajetín de suscripción de abajo. Cuando quieras borrarte, lo haces gratis en un clic.

FER educador canino

FER educador canino