5 perros ladrando a la una de la mañana

Ayer me pasaron dos cosas chulas.

Si te parece bien, hoy te cuento una y mañana la otra.

Por eso de no entrar en el efecto lavadora y que te pierdas con tanta información.

Para eso ya están las redes sociales y nosotros no queremos parecernos a las redes sociales, ¿cierto?

Un mail. Una cosa.

 

Bien.

Pues ayer, cuando ya estábamos casi dormidos, todos nuestros perros se pusieron a ladrar.

5 perros.

Una niña de 6 años dormida que a veces es como mejor está, durmiendo, jajaja, y que por nada del mundo queremos que despierte.

Bueno.

El ladrido de los perros era más o menos así…

Ui. Espera… que te estoy escribiendo y no hablando… Bueno. Un ladrido tal que así:

 

– guau. guau guau guau. guau. guau guau guau guau guau. guau. guau guau…

 

¿Lo pillas?

Ladridos cortitos, como hacia dentro, a veces varios repetidos, a veces uno solo, de sorpresa, de incertidumbre… de miedo.

Algo estaba pasando fuera que nuestro oído humano no llegaba a percibir, pero el oído perro sí.

Un ladrido por miedo a lo desconocido en medio de la tenebrosa noche.

En fin. Dejémonos de amaneramientos.

El caso es que los perros se pusieron a ladrar y claro, nos levantamos a ver qué pasaba.

¿Qué hacer en estas situaciones cuando por todos los medios quieras evitar que tu hija se despierte a la una de la madrugada?

 

Bien.

En muchísimas ocasiones tu perro ladra por miedo.

Incluso no siendo noche sino haciendo un paseo, es posible que tu perro le ladre a cosas porque le asustan.

Aquí llegamos al quid de la cuestión…

Cuando un perro siente miedo… ¿es bueno acariciarlo? ¿darle un premio? ¿apoyarlo?

Porque claro, si lo acaricias él va a pensar que lo está haciendo bien y vas a reforzar ese miedo y ese ladrido.

Tonterías. Eso son tonterías de la vieja escuela.

Pero tonterías que la gente sigue pensando que son ciertas cuando no solo no son ciertas, sino que son tonterías.

Que nadie te engañe ni te intente vender la moto.

Tampoco compres mi moto, claro.

Pero si un perro ladra por miedo, en ningún caso por acariciarlo o estar cerca de él tocándolo o abrazándolo vas a reforzar ese miedo.

En ningún caso.

Repito. En ningún caso.

 

El miedo es una emoción y no una conducta.

Sentarse es una conducta.

Sentir miedo es una emoción.

Las emociones se gestionan y se apoyan, y no por eso se ven reforzadas.

 

Esto además te da otros datos interesantes sobre la gente que castiga a perros cuando ladran durante el paseo.

Los están castigando por sentir miedo a cosas, como si eso fuera una conducta.

Es decir…

Tu perro tiene miedo, y es castigado por sentir miedo.

El mundo al revés.

Pero esto pasa, lo peor es que esto pasa.

 

Bueno.

Te preguntarás qué hice yo con mis perros a la una de la madrugada, entonces…

Pues nada.

Me levanto, me acerco a ellos, los toco con calma y les pregunto qué pasa, qué sucede ahí fuera.

No sé describirte cómo lo hice. Pues de forma natural, como te dirigirías a cualquier persona que está asustada.

Así mismo.

A los pocos minutos de estar con ellos, se acabaron los ladridos.

Así fue.

Puedes creerme o no, me da igual.

Esto fue así y es cierto.

Nos acostamos todos, sin haber despertado a la pequeña, y dormimos como lirones hasta las 8 de la mañana.

 

Bien.

A esta información que te acabo de dar creo que puedes sacarle mucho partido, si quieres.

Partido del bueno.

No sé si llamar a esto mentalidad o qué, pero el caso es que no puede ser más importante para educar a tu perro.

Tampoco sé si en mis consultorías hay algo de mentalidad…

Igual sin quererlo sí, vete tú a saber.

Puedes comprobarlo desde aquí abajo:

Servicios consultoría canina

FER educador canino

FER educador canino