Canicross: qué hacer y qué no hacer

Practicar deporte con nuestro perro es una de las actividades que más crecimiento está experimentando en los últimos años. Mucha gente aficionada al ejercicio físico y amante de los perros, se está dando cuenta de lo placentero que puede resultar compartir esfuerzo con nuestro mejor amigo. Pero no todo son buenas noticias, a veces las “modas” traen consigo un buen lote de problemas y canicrossear no es algo tan sencillo como calzarse unas zapatillas y salir a correr. Me viene ahora a la mente ese boom del running vivido hace unos años, todo el mundo se creía preparado para correr un 10.000 o una ¡maratón! con muy poco o nada de entrenamiento. ¿Qué acarrea eso? Lesiones, lesiones y más lesiones, problemas graves de salud, planificaciones descargadas de internet completamente arbitrarias y, en la mayoría de los casos, incompatibles con el rendimiento físico del individuo…

Si trasladamos esto al canicross los problemas se duplican porque ya no solo debemos preocuparnos de nosotros, sino también de nuestro perro. Incluso me atrevería a decir que nuestra principal premisa es el bienestar de nuestro perrete. Hay que dejar a un lado el ego y anteponer su salud física y emocional por encima de todo, ¡ahora no corres solo! Tú eres el responsable de todo lo que le ocurra, para bien y para mal. Recuerda que fuiste tú el que tomó la decisión de traerlo a tu lado, su vida se liga íntimamente a la tuya a partir de ese momento.photo-nic-co-uk-nic-224377-unsplash

¿Qué te vas a encontrar en este post?

QUÉ HACER

  • Antes de empezar, pide consejo a algún club de canicross cercano, ellos te pueden ayudar mucho al principio.
  • Ponte en forma poco a poco. Si ya corrías antes de practicar canicross, genial, si no lo hacías deberías mejorar antes tu estado físico, ¡tu perrete te exigirá mucho!
  • Pide un chequeo veterinario sobre la salud de tu perro. No todos son aptos para correr, los de tipo molosoide, por ejemplo (boxer, bulldog…), sufren mucho más a la hora de respirar, imagínate si tienen que correr. También hablamos en este blog sobre cuáles son las razas más adecuadas para practicar canicross.
  • Utiliza material adecuado: cinturón de canicross, línea de tiro no inferior a dos metros y con amortiguador, arnés de tiro para el perro. Fíjate que subrayo de tiro porque no sirven los de paseo, estos que cruzan por las patas delanteras ya que no permiten la extensión normal de las mismas. Puedes encontrar todo lo relativo al material en la página de la Real Federación Española de Deportes de Invierno.
  • Hablando de invierno, tu perro solo puede correr con bajas temperaturas, a partir de los dieciséis grados ya empiezan los problemas, así que corre solo con frío.
  • Siempre por superficies blandas, tú llevas zapatillas pero tu perro no.
  • Hidrata bien a tu perro. ¿Cuando corres tienes mucha sed verdad? A tu perro le pasa lo mismo o más porque él solo se refrigera por la lengua y las almohadillas. Más abajo verás cuándo NO debes darle de beber, sigue leyendo.
  • Procura que tu perro disfrute corriendo. Para eso debes convertir la actividad en algo divertido, que no provoque ansiedad en él, asesórate por un profesional de la educación canina, no es tan fácil.
  • Preocúpate más por tu perro que por ti mismo.
  • Procura saber de perros y de lenguaje canino. Igual él te está diciendo algo que no entiendes o tú se lo estás comunicando de forma incorrecta.
  • Hazle un calentamiento a tu perro antes de empezar a correr: saltos, pasos por detrás de ti, juegos con conos… Son ejercicios que tienes que enseñar antes pero que previenen de muchas lesiones.
  • Realiza estiramientos a tu perro después de la actividad, eso alargará su vida deportiva. En el blog de Arion encontrarás un post sobre este tema; PAT Educadora Canina también nos habla del Doga, una manera de relajarte con tu perro. Pide consejo a un experto en medicina deportiva.
  • Espera a que tu perro tenga por los menos doce meses antes de correr distancias largas con él, aunque con ocho ya puedes empezar con su iniciación.
  • Ve muy despacio al principio, que la asociación con la actividad sea sistemática y positiva.
  • Positivo, qué bonita palabra. Sí, trabaja siempre en positivo, esto quiere decir que fomentes los aciertos del perro y  lo ayudes a disfrutar, él te necesita. De ti depende que correr sea un auténtico placer o una tremenda tortura.
  • Realiza chequeos continuos a tu perro, sobre todo en sus extremidades y almohadillas, que todo esté en buen estado. Hay unas cremas excelentes para tratar estas zonas.
  • Establece un plan de entrenamiento para tu perro. Acondicionamiento y fuerza al final del verano, velocidad a medida que entra el invierno, esto de manera muy general. De nuevo, asesórate por un profesional.kevin-fitzgerald-479723-unsplash

QUÉ NO HACER

  • No fuerces a tu perro, él no es tu herramienta. Desgraciadamente veo a muchos perros con señales de evitación y ansiedad cuando corren y encima forzados a correr por sus guías.
  • Correr con tu perro exige responsabilidad, no empieces por tu cuenta sin asesorarte antes.
  • No corras con tu perro lesionado o que muestre algún problema de salud.
  • Hay que utilizar el material adecuado, por supuesto nada de collares de pinchos, de ahogo o correas unidas a esos collares. Imagínate si te hicieran correr a ti así.
  • Jamás se practica canicross cuando hace calor. Las temperaturas y distancias de referencia que establece la Real Federación Española son las siguientes, aunque cada perro es un mundo y debemos conocer su tolerancia a ello: menos de 16ºC, carrera normal, 16º-18ºC, no superaremos los 4 km., 18º-22ºC, no superaremos los 2km., 22ºC o más, no se corre. Tómate esto muy en serio, la vida de tu perro depende de ello.
  • No des de beber ni de comer a tu perro justo antes de salir a correr o al terminar, ¿tú lo haces? Yo espero dos o tres horas para hacerlo y también hidrato con ese mismo margen de tiempo antes de correr. Si lo hacemos estamos propiciando la torsión gástrica, que puede matar a nuestro perro.
  • Evita correr en asfalto, como dijimos más arriba nuestro perro no lleva protección en sus pies así que las superficies duras son muy abrasivas para él.
  • No generes distrés a tu perro, estrés del malo. Todos necesitamos un poco de estrés para vivir, pero correr ya genera picos de ansiedad altos en tu perro, ayúdale a controlarlos y a calmarse después de la actividad con juegos de olfato o un pequeño paseo.
  • No seas egoísta, ahora los resultados no dependen solo de ti, ¡corres con tu perro! No antepongas tu propia ambición por encima del bienestar de tu compañero.
  • Por supuesto, no regañes o pegues a tu perro, parece obvio pero no está de más recordarlo, por si acaso.
  • No fuerces demasiado a tu perro hasta que cumpla por lo menos los ocho meses, su musculatura y articulaciones tienen aún que desarrollarse.
  • No quieras ir demasiado rápido, eso solo trae problemas y trabajar sobre un problema complica todo mucho más. Tu perro puede hacer asociaciones negativas con la actividad y no volver a ser el mismo.
  • No vayas a una competición sin estar seguro o segura de que tu perro va a disfrutar y a correr siempre delante de ti. Debes trabajar y prepararlo antes de acudir a tu primera carrera.
  • responsable y aplica el sentido común, la mayoría de las veces lo que no es bueno para ti tampoco lo es para tu perro.

Seguro que han quedado muchos puntos por tratar, déjanos tus comentarios para ayudar a ampliar este post y que la responsabilidad y el buen hacer sean claves en el canicross.raphael-schaller-68668-unsplash

Fernando Pérez

Fernando Pérez

Esta entrada tiene 3 comentarios

  1. Te dejaste uno importante: nunca corras tirando de tu perro!!.

  2. Como se puede trabajar k un perro este más tranquilo, dentro de lo posible, y lo k conlleva estar rodeado de muchos perros, en el cajón de salida? …ya k le provoca un desgaste físico y psíquico importante?

    Gracias!!

    1. Hola Alfonso, y muchas gracias por escribir tu comentario en el blog. El problema que comentas es algo que se ve muy habitualmente en las carreras de mushing y, en la mayoría de los casos, un momento de estrés bastante alto para el perro; la verdad es que, como bien dices, ese estado provoca un pico de ansiedad nada beneficioso ni para musher ni para perro. Te hablo de un pico de estrés elevado, que seguramente sea por el caso que tú me escribes. Si simplemente es un pequeño “subidón” de energía por el tema de correr, yo no le daría más importancia; si, por el contrario, ese pico de estrés ya es exagerado, hasta el punto de llegar a paralizar al perro o que me muestre una conducta desatada de saltos, ladridos, tirones… podrías trabajar con él varias cosas que seguramente os ayuden a ambos:

      · Céntrate en bajar un poco la intensidad que muestra tu perro en ese momento, no tengas como fin que esté calmado de todo antes de salir. Cada perro es un mundo, así que lo primero es comprender que el tuyo en esos momentos no es capaz de calmarse por sí solo e intenta liberar ese estrés que va acumulando por medio del ladrido y demás.

      · Tienes que trabajar en casa, fuera de carrera, ejercicios de autocontrol: con comida, juguetes… La idea es que él sepa que va a obtener eso que le gusta tanto, pero desde un estado de calma y serenidad.

      · ¿Has trabajado con él el “quieto”? Es un comando que a mí me gusta mucho precisamente por eso, porque el perro tiene que autocontrolarse y, en un estado más avanzado, mantener esas posición si tú te mueves o incluso en presencia de otros perros y estímulos que le rodean.

      · Trabajando con refuerzo positivo (comida, por ejemplo), puedes llamar la atención por su nombre, esperar a que te mire y luego ahí darle un trocito de comida; poco a poco, esperas más tiempo a darle ese trozo de comida, que tenga que mirarte durante más rato. También poner esa comida en tu palma de la mano, cerrarla si intenta cogerla, volverla a abrir, y así hasta que comprenda que solo se la vas a dar si no intenta ir a por ella.

      · Luego tienes que trasladar todo ese trabajo a tus sesiones de entreno. Intenta buscar de manera progresiva un ambiente de calma antes de empezar a correr. A cada perro le estresa una cosa diferente, yo intento minimizar esos riesgos de estrés. Por ejemplo, uno de mis perros empieza a moverse muy rápido tan pronto ve el arnés; a él le ayuda estar haciendo todo ese proceso cerca de mí, así consigue relajarse. Pero eso el mío, tú tienes que encontrar la tecla con el tuyo.

      · Yo antes de salir, sea canicross, bici o patín, espero unos segundos, los que hagan falta, hasta que el perro se calma un poco, llamo la atención por su nombre, me mira, y ahí sí doy la salida. Pero como ves, tienes que tener trabajado antes con él unos comandos básicos.

      · En resumen, porque esto daría para un libro, no hay una solución única para esto, debemos ver todo de una manera más amplia y general. ¿Cómo pretendes que tu perro esté tranquilo ante un momento de tanto estrés, si antes no has trabajado con él que lo esté en momentos mucho menos estresantes? Es intentar pedirle que haga algo para lo que no está preparado. Tienes que trabajar la calma con tu perro en el día a día, así será un perro calmado antes de correr. Y no refuerces el estrés, me refiero a darle la salida en carrera cuando esté muy excitado, tampoco en los entrenos, jugar con él en esos momentos… Si no acabará aprendiendo que para salir, necesita estar estresado.

      Espero haber resuelto, aunque sea un poco, tu duda. Aquí me tienes para comentarme vuestra evolución o cualquier otros problema que os surja.

      ¡Gracias a ti!

Deja un comentario